a cuantos bpms va cada estilo de musica

En algún instante de nuestras vidas, en el momento en que vamos al coche, caminando, estando en un bar, en algún concierto; la música nos circunda de una forma única que podría parecer magia, y nos preguntamos ¿cómo esta rola tiene ese efecto en uno? ¿Por qué razón muevo mi cuerpo al son de la música? Y la más esencial ¿Por qué razón no puedo evitarlo?

La música es ciencia, si bien no lo parezca, todos y cada uno de los géneros tiene un porqué aparte de sus sonidos que le caracterizan, todo tienen ritmos y silencios, lo que hace un tema una balada o un hardcore muy fuerte.

¿De qué manera sé cuántos BPM tiene una canción?

Hoy es sencillísimo entender el número de BPM que tiene una canción, algo muy preciso a fin de que los DJ logren cuadrar las canciones en el momento de efectuar las transiciones. En el momento en que adquirimos música en portales digitales, como Beatport, tenemos la información precisa sobre cada tema: duración, BPM, clave o tonalidad y onda de sonido. Todos estos datos aparecerán en el display (pantalla) de los CDJ y hacen que el trabajo del disc-jockey sea mucho más simple que en la temporada del vinilo.

En la música electrónica logramos hallar una gran pluralidad de subgéneros, que recogen tanto ritmos agradables como acelerados. Las producciones mucho más chill out llegan a descender hasta los 70 BPM, precisamente; el fantasma del techno puede desplazarse desde unos 120 a sobrepasar los 140 BPM; en el big room y el electro house es muy frecuente hallarse piezas de 126 a 128… Y en otros estilos mucho más activos, como el drum & bass o el hardcore, tenemos la posibilidad de ponernos sobre los 174 hasta llegar a límites impensables. Sin ir más allá, ese año The Chemical Brothers procuraron imitar el sonido de un Elabora 1 generando 15.000 BPM.

El inconveniente con los fanboys

Y sucede que hay gente que todavía no entiende el sentido real del género y piensan que para percibir tráfico a tempos mucho más acelerados son mucho más “puristas”. Estas personas desacreditan a artistas como Above & Beyond o Cosmic Gate, solo por el hecho de que su música reciente es mucho más lenta. Si tan solo supiesen que estos colectivos forman una parte del génesis del tráfico, tanto como Paul van Dyk o Blank & Jones (para denominar ciertos) y que percibir de forma exclusiva al VII Crew no les hace mucho más tránceres; quizá entonces el género consigua superar y posicionarse de nuevo como un preferido.

Prosigue leyendo: Ahmed Romel prepara lanzamiento y da un giro mundial

Deja un comentario