a las plantas les gusta la musica

La música perjudica en el desarrollo de las plantas, eso ahora se sabía, o por lo menos la historia de historia legendaria que si le cantas a las plantas o le pones música tradicional medran mejor, eso lo hemos oído mucho más ocasiones, y como cada historia de historia legendaria, tiene un fondo seriamente. En un caso así, la historia de historia legendaria, tiene un nombre, que es «el efecto Mozart», este nombre viene desde una facultad de California, que en 1995 verificó que tras haber escuchado a Mozart aumentó los desenlaces de sus pruebas, este estudió vino ahora desde varios siglos atrás, el primer científico que logró un ensayo sobre esto fué Hables Darwin, quien se ponía 3 horas cada día frente su mimosa púdica tocando el fagot, aguardando algún género de estímulo de sus frágiles hojas, pero sin hallar indicio de resultado.

Wilhelm Pfeffer, fisiólogo alemán, procuró alentar su Cynararea con sonidos, pero sin hallar ningún resultado, ahora en 1960 es en el momento en que un agente de la CIA poco entretenido en el hogar, Cleve Backster, no posee mejor cosa que poner el polígrafo en una planta que tenía en el hogar, el polígrafo es mucho más muy conocido como «máquina de la realidad», conectó los electrodos a la planta y comenzó a realizar pruebas con ella, poniendo música, regándola o dando -le expresiones positivas, y la planta respondía con señales eléctricas equiparables a las señales que emitimos en el momento en que segregamos serotonina. Al paso que en el momento en que le aproximaba algún género de tijera, cuchillo, fuego o reacciones violentas hacia la planta, ella respondía con señales eléctricas negativas, equiparables a exactamente las mismas señales que emitimos en el momento en que poseemos temor. Este estudio, no solo asegura el efecto de la música sobre las plantas, sino hace meditar sobre las potencialidades de sí mismas.

baile

A las plantas les agrada la música: Conoce sus provecho 

Lo destacado para las plantas es la música pregrabada y no está vivo por visto que tienen que poder sentir las ondas de manera directa por medio de sus macetas, de ahí que, lo destacado es que mediante audífonos enormes o una bocina pequeña aproximes la música hasta las macetas, entre mucho más pegados mejor, ya que de esta forma van a sentir las vibraciones.

El beneficio que tiene la música sobre las plantas es que les contribuye a realizarse mejor y amoldarse de manera efectiva, pero no las hace medrar mucho más.

A las plantas les va el jazz

Las plantas son como esa gente que transporta lentes enormes, bata de terciopelo y tienen una biblioteca por pared. Si las tratas como tal, vas a ver lo agradecidas que son. Tienden a gozar de la música tradicional y el jazz, virando las hojas tenuemente hacia la fuente de sonido.

Deja un comentario