a l’entorn de josep pla i la musica

La segunda edición del Festival Entonces – Cultura en Desarrollo, va a tener rincón los días 3 y 4 de septiembre en el Monasterio de Santa María de las Franqueses de Balaguer y en su ambiente natural.

El propósito de la organización es hacer un espacio para proyectos escénicos, de todas y cada una de las disciplinas artísticas, poniendo el acento en la danza, la música y las artes del movimiento, con un denominador común: proposiciones expertos, emergentes y de jóvenes artistas

Josep Pla

Carles RibaPublicados en La Propaganda del 8 de septiembre de 1926 al 26 de enero de 1927.

Para nosotros, toda crítica del complejo Josep Pla puede partir de una afirmación tan fácil, definitiva y así como esta: es un enorme temperamento nato de escritor. Deseamos decir, que redactar puede estar el principio y el objetivo, su gozo y su tentación; por donde frecuentemente —demasiadas ocasiones—, atragantado a la delicia de ideas e inclusive de sentimientos hechos que a la palabra le lleguen, le deja su compromiso. Por una palabra bella, maliciosa o sensible, Josep Pla se vendría el alma o el escrito al demonio. Otro caso de temperamento nato podría parecer por ahora análogo: el del Esclasans. Los dos, de hecho, creen de manera frecuente que las ideas los hierven, en el momento en que solo les hierven las expresiones.

instrumento de música

Pero hay en Josep Pla una cooperación, socarrona y tácita, de la conciencia, un cinismo, en definitiva, allí donde en Esclasans es toda ilusión apasionada. El premio de esta, tenemos la posibilidad de poner las manos en el fuego, van a ser, son ahora muy de forma frecuente, las ideas, auténticas y armadas; su doble juego, en cambio, puede conducir a Josep Pla —lo observamos adesiar ahora ingresar, pero todavía retroceder— en el callejón sin salida de Francesc Pujols: hallarse con la palabra endiablada y espectacular, pero sola y también poco responsable, entre las manos.

Barcelona, ​​la facultad, la vida de estudiante desvagado

La facultad está clausurada por una epidemia de gripe. Josep Pla y su hermano han vuelto a Palafrugell. El hecho le piensa una tregua en la rutina académica. Su interés por los estudios universitarios es poco, abandonó los estudios de Medicina y comenzó Derecho, pero prefería alimentarse de otros estímulos intelectuales de fuera del sala, como los círculos del Ateneo, las lecturas…

De Barcelona, ​​nos comunica precisamente que no le extraña nada.

Deja un comentario