a los gay les gustan el teatro musical

Censura, hostilidad o opresión hacia el colectivo homosexual o los inmigrantes, son realidades que aún persisten en la sociedad de españa y británica. Charlar no en todos los casos es simple, pero desde el arte, varias cosas son probables… y mucho más funcionales.

Virginia Moreno Molina

Por tus puntos lentes

¿Deseas quedar de genial en cualquier asamblea hablando entre tus amigos cuál es en este preciso momento el espectáculo en todo el mundo para lo que ¿es mucho más bien difícil hallar entradas? (No, no es Beyonce) ¿El último premio Pulitzer de teatro? ¿El récord de nominaciones a la narración de los Tony? ¿La última actuación que organizaron los Obama en la Casa Blanca antes de finalizar el orden? Todo tiene exactamente la misma contestación. Esta.

Amado futbolero que nos lees: cógete a algo, que lo mismo en este momento te va a hacer un harapo. ¿Sabes el You’ll never walk alone, el himno del Liverpool? Lo que te pone los pelos de pollo en el momento en que lo sientes en Anfield, ¿te sube las lágrimas a los ojos, y te hace abrazar a tu compañero, que asimismo lo está cantando junto a ti tal y como si le fuera la vida? Ya que sí. Sisisí, no es cachondeo, quita esa cara. ¿No te lo crees? Es de Carousel, un musical de 1945. Cuéntelo a su futbolero mucho más próximo. De nada otra vez.

Rent (

Rent de Jonathan Larson es el musical de Broadway que definió la década de 1990. Es un apasionada y diversa descripción de un conjunto rock-po de creativos en el East Village, de los ocho individuos primordiales, la mitad son LGBTQI+, cuando menos la mitad viven con el VIH y la mayor parte normalmente no son blancos, si bien la trágica muerte de Larson inmediatamente antes del estreno del espectáculo en 1996 en el New York Theatre Taller dejó el espectáculo sin ulterior revisión, Rent se transformó en un excito mundial: ganando un Pulitzer y siendo representado en Broadway por 12 años, más allá de que el musical incluye instantes de activismo abierto contra el VIH , es el abrazo general de unidad y red social del espectáculo que prosigue retumbando mucho más poderosamente hasta 25 años después

Esta situación de megalomanía homicida ahora ha popular otras adaptaciones al cine – las mucho más recordadas, La soga de Alfred Hitchcock y Sw oon de Tom Kalin–, pero ninguna se recrea tanto en la crónica de dominación/sumisión homosexual como el montaje teatral que hasta este domingo representan Alejandro y David en el Nuevo Teatro Alcalá de La capital de españa, y que les convirtió en un inesperado y pequeño fenómeno de culto. “Hay gente que vino a vernos hasta cinco o seis ocasiones”, enseña Alejandro. “Entre ellos, ciertos populares actores a los que les gusta mucho”.

Prueba de esto es que Excítame se llevó 3 galardones de las diez nominaciones que amontonaba en los recientes Premios del Teatro Musical, introduciendo mejor actor para Alejandro, dirección de escena y también iluminación, en frente de contendientes del tamaño de Priscilla, reina del desierto, Los miserables o Sister Act.” “El valor teatral que ha cogido Excítame es algo que no aguardábamos. Tú deseas efectuar un montaje de esta manera por muchas causas, pero no por el hecho de que te reconozcan. Nosotros somos artesanos solo de un trabajo. Sí creí que nos merecíamos el premio a las luces pues el trabajo de Juanjo Llorens fué mágico, pero la enorme sorpresa fue la mía”.

Deja un comentario