a los inteligrntes les gusta la musica

Jerry Goldsmith dirigiendo la orquesta de El mundo de los macacos, 1968. Imagen: APJAC Productions / Twentieth Century Fox.

La música es consustancial al género humano. Existe en todas y cada una de las etnias sin salvedad y se le otorga suma importancia. Es una especialidad abstracta cuya maestría asociamos con el intelecto. No entendemos bien de qué forma se produjo, si bien hayamos ido entendiendo mejor su angosta relación con la morfología del cerebro y tenemos la posibilidad de publicar hipótesis sobre la función que vino a cumplir a nuestra clase. En todo caso, el hombre es musical por naturaleza, o sea algo probado. Aun la gente que aseguran tener menos talento tienen algunas capacidades musicales innatas que quizás no son equiparables con las de los músicos expertos, pero que son bastante complicadas por sí y necesitan una elevada especialización cerebral. Por servirnos de un ejemplo, cualquier sujeto humano es con la capacidad de proseguir un ritmo simple, adaptándose a ellos si cambia. Es un desarrollo tan automático que semeja aparecer por sí solo en los pequeños y se necesitan algunas anomalías de la salud o lesiones graves a fin de que no ande. Esta capacidad musical y otras no son una única humana. Si bien son extrañas en el reino animal, están presentes en distintas especies. No obstante, nuestros familiares mucho más próximos a la naturaleza no tienen. De entre los primates, orden al que pertenecemos y que abarca a múltiples de las especies mucho más capaces del mundo, somos los únicos con habilidades musicales. Nuestros familiares mucho más próximos, chimpancés, gorilas y orangutanes, pese a tener una nada repudiable aptitud para el pensamiento abstracto, tienen menos rivalidad musical que ciertos pájaros bastante menos capaces que ellos.

Mark Zuckerberg

Su banda preferida es Green Day, a tal nivel que Billie Joe Armstrong, cantante de la banda, cantó en la boda con Priscila Chang. Los deseos del principal creador y el director ejecutivo de Fb son variadísimos. Lo mismo escucha Daft Punk que Nirvana, The Weeknd, Alicia Keys o Lady Gaga.

En una asamblea el pasado verano con un conjunto de alumnos en la localidad de Sochi, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, logró ciertas confesiones sobre su historia privada. Aquí, mencionó que sostiene a exactamente los mismos amigos y que le agrada leer eminentemente novelas históricas. Sobre sus deseos musicales aseguró: “siempre y en todo momento escucho con exitación música tradicional: Bach, Beethoven, Mozart. Pero quizás más que nada de Mozart”.

La música tradicional alimenta el cerebro

No obstante, hay considerablemente más causantes que se relacionan con el gusto por un género musical, como la personalidad, la edad o el género. Esto nos enseña otra visión de de qué forma tenemos la posibilidad de gozar la música.

Aun, en el mencionado estudio asimismo se podrían haber considerado las opciones musicales en todos y cada etapa de la vida y de qué manera se relaciona la música con las vivencias sociales y personales.

Deja un comentario