a que competencia pertenece la musica

Juan José Martínez Espinoza, Stalin Vinicio Arévalo Guanipatin y Juan Martín Pazmiño Heredia son alumnos de la Escuela de Artes Sonoras y representarán a la Facultad de las Artes en la Rivalidad Mezcla Académico 2021, estructurada por el Audio Engineering Society Ecuador ( AES) . Ellos pasaron a la final tras sobrepasar a los mucho más de 60 músicos ecuatorianos que intervinieron en el certamen. Sus nombres, adjuntado con el resto finalistas, se anunciaron a lo largo de entre las jornadas de CASE 2021 que efectuó el EAS.

Ocasión para agrandar conocimientosPor Juan José Martínez su clasificación en las categorías de Música Clásico Ecuatoriana y Música Moderna significa una enorme ocasión para expandir sus aprendizajes. El estudiante de 33 años cursa el cuarto semestre de Producción Musical en el EAS. Estudió percusión antes en el Conservatorio Jorge Manzano, tal como Preciosas Artes, dedicándose, aparte de la música, a la pintura. Debió parar sus estudios en el ITAE por fundamentos de trabajo, mucho más eso le abrió una puerta. “Me enfoqué en cumplir algo que siempre y en todo momento me agradó. En verdad, siempre y en todo momento relacioné el sonido con el color. Las producciones musicales tienen colores, tienen hondura y espacio y han de ser bien resueltas desde el campo de la producción y la mezcla”, asegura. Hoy en día forma parte a la banda del solista Luis Contreras, tocando géneros tropicales con músicos colombianos establecidos en Ecuador.

Interrelación de entendimientos

Entre las virtudes de la música como recurso o estrategia didáctica es su idoneidad para ser útil de unión entre distintas materias o campos. Alén de su condición de asignatura de educación artística según la LOMCE, la musical pertence a las múltiples inteligencias agrupadas en esta teoría, poco a poco más aplicada al sistema educativo español. Sus peculiaridades hacen viable su transversalidad entre distintas áreas, sirviendo de acompañamiento al estudio de estas merced a su aptitud para suscitar conmuevas, despertar sentidos y remarcar capacidades mentales merced al estado positivo que genera. Usar canciones en el sala, que transmitan o charlen de unos valores particulares, de un tema preciso, va a ayudar a los estudiantes a recordar y rememorar mejor estos entendimientos y/o disciplinas.

Está probado que, oír canciones impulsa la producción de dopamina en el cerebro progresando la energía y confort de los estudiantes, aportando vitalidad y progresando la concentración. La producción de la hormona de la alegría hace el avance del área cerebral que toma parte en la motivación, la recompensa o el exitación, elementos capaces de achicar el agobio y producir experiencias positivas que se encomiendan en el sala entre los estudiantes, progresando el tiempo presente. Además de esto, introducida de manera lúdica, la música deja estudiar divirtiéndose y jugando, con todas y cada una de las virtudes para la optimización de la retención de información y de los recuerdos que esto comporta.

Deja un comentario