a que periodo musical pertenece beethoven

Francisco Medina CIUDAD DE MÉXICO.- Ludwing van Beethoven se encuentra dentro de los músicos mucho más simbólicos de la transición entre el siglo XVIII y XIX. Merced a su imaginación y atrevimiento, la música alcanzaría un avance inesperado y fantástico hacia la independencia y la expresión individual. Tal es su relevancia que Beethoven se considera el último de los representantes del clasicismo musical, al unísono que el precursor del romanticismo.

Los especialistas proponen que Beethoven, logró llevar la música hacia otras opciones y temperamentos: exploró los extremos de los matices y las alturas de los instrumentos (graves y agudos), tal como ritmos de mayor dificultad. Desafió asimismo las formas musicales conocidas entonces, como la sonata y la sinfonía. En vez de procurar la estabilidad y la medida, estas formas pusieron al servicio de la necesidad expresiva individual. Inauguró de esta forma la sensibilidad romántica.

El Romanticismo fue una orientación intelectual que caracterizó varios trabajos de literatura, pintura, música, arquitectura, entre otros muchos desde finales del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || ).push();

  • Cuartetos
  • Quintetos
  • Recitales para piano
  • Trigo(4) )
  • Misas
  • Una ópera
  • La Sinfonía núm. 5 a Do menor opus 67

    La obra en cuestión fue compuesta entre los años 1807 y 1808. Al lado de la Sinfonía núm. 6 en Fa mayor opus 68, famosa como ‘Pastoral’, esta quinta sinfonía fue encargada de sus 2 patrones, el príncipe Lobkowitz y el conde Razumovski. Las dos proyectos fueron estrenadas el 22 de diciembre de 1808 en el Theater an der Wien, en un programa que incluía asimismo otras proyectos del propio Beethoven: ciertos extractos de la Misa a Do mayor opus 86, el Concierto para piano y orquesta núm. 4 opus 58, un aria del opus 65, la Fantasía para piano solo opus 77 y la Fantasía para pianos, corazón y orquesta opus 80. Exactamente el mismo compositor fue en este concierto el directivo y el solista en el piano del concierto y de la fantasía coral. No obstante, las críticas del acontecimiento no fueron positivas gracias a imprevisibles de última hora con ciertas vocalistas y la carencia de ensayos, con lo que la Sinfonía núm. 5 pasó desapercibida en un primer instante.

    La relevancia de esta sinfonía procede en un inicio de un producto sobre la primera edición de la obra escrito por Y también. T. Hoffmann y anunciado en 1813 en una gaceta correspondiente a la editorial Leipzig Breitkopf und Härtel: La música instrumental de Beethoven. Hoffmann defendía el papel autónomo de la música romántica, siendo Beethoven para él el mucho más romántico de los músicos tradicionales de la música alemana. En el artículo Hoffmann predecería que la Sinfonía núm. 5 sería «entre las proyectos mucho más esenciales de siempre».

    ¿De qué mundo viniste?

    Ludwig van Beethoven nació en Bonn en el último mes del año de 1770. Su padre y su abuelo eran músicos, al joven Ludwig se le enseñó en el hogar a tocar el teclado desde una edad temprana. Los primeros registros señalan que tenía un talento prodigioso: «Indudablemente se transformaría en un segundo Wolfgang Amadeus Mozart», escribió Christian Gottlob Neefe en 1783. 4 años después, Albert Hahn escribió en su biografía de Mozart que, tras percibir Beethoven tocar, nuestro Mozart les había dicho a sus amigos: “Manten tus ojos en él; cualquier día va a dar al planeta algo de lo que charlar».

    Beethoven se trasladó a Viena, el centro musical de Europa en 1792, y en 1795 había conseguido el patrocinio monárquico. Estudió con Joseph Haydn (una relación de forma frecuente descrita como espinosa, ya que el clasicismo ejemplar de Haydn chocaba con el romanticismo rupturista del perteneciente de Bonn), y fue muy pedido como intérprete.

  • Deja un comentario