a un dios desconocido musica rodrigo

En los comienzos de la vida humana, en el momento en que el hombre desarrolló su sabiduría, que es lo que le distingue del grupo de la naturaleza de la que forma parte, ha podido volverse sobre sí mismo o abrirse hacia el planeta que le circunda para saber las raíces. Procuró detallarse el origen y la razón de su ser y de todo lo que existe. Algunos fenómenos naturales, que no ha podido detallarse o que fueron superiores a sus fuerzas, le atemorizaron. Entonces nacieron las concepciones mágicas, el totemismo, el fetichismo y la hechicería para intentar ofrecer respuestas a lo inexplicado. Próximamente imaginó a dioses a los que atribuyó el origen de todo lo que le resultaba incomprensible. Fueron dioses concebidos según sus miedos, deseos y pretensiones. Desató cruentas guerras por defenderlos. Los dioses de los vencidos desaparecieron representando a los dioses campeones. Eran dioses guerreros. Y entregó el más destacable de sus sacrificios a su culto. Levantó santuarios gigantes en honor de ellos, como los que edificaron los viejos egipcios en homenaje al dios halcón o al dios cocodrilo, cuya construcción duró cien o doscientos años y donde se sacrificaron la vida y la salud de distintas generaciones de esclavos.

Todos y cada uno de los pueblos primitivos fueron animistas: atribuyeron vida, intención, espíritu y sentimientos a los animales ahora los elementos naturales que los rodeaban. Con diferencias en la riqueza o la pobreza de las formas, todos ellos rindieron culto a los animales fieros ahora los elementos de la naturaleza que presentaban alguna singularidad -astros, ríos, plantas, montañas, piedras, cataratas- pues pensaban que el espíritu podía trasferirse a ellos o que los dioses charlaban y actuaban por su intermedio. Los esquimales creían en los espíritus del mar, de las nubes y de los vientos. El kenaima —brujo malhechor de ciertos pueblos caribeños— se encarnaba en jaguares u otros animales fieros para perseguir a los hombres. Los indios andinos precedentes a la conquista de españa tenían asimismo opiniones animistas. Por los primitivos africanos toda la naturaleza era animada y los fenómenos meteorológicos eran seres vivos. Lo que ocurría asimismo en la Polinesia, cuyos seres salvajes personificaron sus vientos, volcanes y montañas. Y les temían por el hecho de que les parecían enigmáticos y poderosos, y intentaban aliarse con ellos o protegerse de sus peligrosas triunfantes.

Rockdrigo González Vs. Alex Lora

En algún punto de este periodo Alex Lora, cantante de los entonces Three Souls in My Mind, habría comenzado a coverear Estación del metro Balderas, si bien con cambios con los que el perteneciente de Tamaulipas no va estar en concordancia, accediendo los dos en discusiones. Pero la vida se encontraba continuando rapidísimo, conque el compositor no se detuvo bastante tiempo en ese enfrentamiento.

Noviembre de 1984 llegó. Rockdrigo, adjuntado con los músicos Rafael Catana, Nina Galindo, Fausto y Edgar Arellín, autodenominados como “movimiento prehistórico”, hicieron una secuencia de recitales en el Museu del Álamo. Teniendo entre todos bastante éxito, si bien la obra del poeta del nopal, resaltaba mucho más, augurándole un futuro exitoso en la escena musical. Pero en el mes de septiembre de 1985 su historia se apagó.

Deja un comentario