cómo se llama la música satanica

Un derecho inalienable de todo humano es que el Estado del país donde habita sea laico, en caso contrario se transforma en excluyente. Con esta oración entramos en el área de las libertades, entre ellas, las del derecho al culto (oa su sepa), siempre y cuando estas prácticas no afecten a terceros. Me hago una pregunta, ya que, si el satanismo debería incluirse en la independencia de culto. Al menos yo creo que si no interfiere a terceros a su praxis, consigue la categoría de credo y eso otorga a sus seguidores el derecho de opinar sin ser perseguidos o condenados por una sociedad.

Tras esta introducción, permítanme mostrarles a Ghost BC, una banda de colosal musicalidad, lirismo y excéntrico accionar. Sus músicos son suecos y desde el 2008, año en el que crearon el conjunto, ocultan su identidad bajo trajes que se refieren a diablos ahora un anti Papa, el Papa Emeritus (personaje señalado de la banda). Los otros pertenecientes son Nameless Ghouls (en sus diferentes traducciones significa: diablos necrófagos, espíritus atroces, espíritus pésimos sin nombres).

@oniricvonnegut (Escritor, PuertoRicoIndie.com)

Se escucha el órgano; la dulce y lúgubre voz de Björk –con metálicos y sobrenaturales matices– zigzaguea por nuestras orejas con un incomprensible lenguaje (¿improvisación?). No existe ninguna forma de comprender de qué charla el artista en Dark Matter, pero el juego de voces y el eclesiástico instrumento contribuyen a hacer un imaginario digno de un ritual. ¿Qué ritual? ¿Con qué fin? No sé.

Bien pudiese remitir a algún signo ancestral jungiano del inconsciente colectivo (if there’s even such a thing), invitándonos a dejarnos llevar por la sombra – arquetipo que se reitera una vez y otra en múltiples tradiciones de distintas temporadas; entre aquéllas que están rituales paganos; que, con el paso de los siglos, se convirtieron en lo que comprendemos por el “mal”; representado en las religiones abrahámicas por Satanás.

EL PELIGRO DE LA MÚSICA SATÁNICA

Según los entendidos, música es el arte de conjuntar los sonidos, pero alén de eso, se forma en un factor que ejercita una enorme predominación sobre las conmuevas humanas. Ella puede atravesar el consciente y inconsciente, para llegar después hasta el inconsciente y desde ahí generar cambios en la conducta, cambiando los patrones sicológicos de cualquier sujeto. Los estudios completados sobre esto demostraron que la gente cambian de carácter según con el género de música a la que se someten. Es mucho más, la música interacciona entre el planeta terrenal y el planeta espiritual, o sea, es el medio que conecta a los humanos con los seres espirituales. Un caso de muestra de esto lo logramos hallar en la Biblia donde se nos cuenta la historia del rey Saúl quien era atormentado por un espíritu malo y su mal solo era aliviado en el momento en que David tocaba su instrumento en frente de él. (1° Samuel 16:23). Es esencial tener en consideración que la música fue construída por Dios no en la tierra, sino más bien en el cielo, donde Lucifer dirigía los corazones de ángeles, y donde él mismo era un instrumento de adoración. Tras su caída, Lucifer empieza a desvirtuar la esencia de la música desviándola de su propósito inicial que era venerar a Dios. En la Biblia podemos encontrar principios que Dios estableció en lo relativo a la adoración. Solo a Él debíamos venerar, pero el demonio rompió ese principio, arrastrado diablos y humanos a venerar la creación antes que el constructor, o sea a sí mismo. Indudablemente, Satanás conoce bastante de música, pero la verdad revela que él ha copiado lo que Dios había predeterminado para Él mismo. De ahí que, en primera instancia, procuró adoradores leales y su estrategia se encontraba centrada en realizar cultos en los que él era exaltado. Los pueblos paganos, respondieron con perfección a este requerimiento ahora través de una sucesión de ritos, donde la música ocupaba un espacio preponderante, los curas del ocultismo incorporaban diablos que dirigían esos cultos para venerar a Satanás. Al paso de los años, varios de estos ritos comenzaron a perder fuerza y ​​se vio obligado a mudar de estrategia. Al mudarla, amplío el fantasma y por una parte utilizo la Novedosa Era para remarcar el lote conquistado, y por otra parte los conjuntos musicales que llevaran a la multitud a una manera de adoración inconsciente. Particularmente, en la Novedosa Era, la música forma un factor de máxima importancia tanto en sus prácticas de meditación y yoga como de esta manera asimismo en la músico terapia. Por servirnos de un ejemplo, en la práctica de la meditación, la música es usada para movilizar «según ellos», los 7 puntos de energía escencial que hay en el cuerpo llamados atribuyas, que son determinados cada uno de ellos con un color o nota musical. Esta música que artísticamente está realmente bien desarrollada, y combinada con sonidos naturales, como el canto de un pájaro, el estruendos del viento, del mar o de la lluvia y campanillas, es común en la práctica del yoga, donde se procura llegar a estados de la cabeza muy profundos y realizar exploraciones interiores intentando de percibir la voz interior que se forma en el guía personal o efectuar viajes astrales donde el espíritu sale del cuerpo, recorre algunos sitios y regresa. Podemos destacar que en la meditación trascendental, en uno de sus rituales de iniciación incluye la adoración o sube Shri Gurú Dev a través de un himno. Por lo relacionado a la medicina opción alternativa, la músico terapia es la rama que usa música en especial lista como elemento relajante o armonizador en esos que están psíquicamente inestables. El inconveniente de esto reside fundamentalmente en que este género de música tiene mensajes que llevan a la persona a la práctica de la meditación en forma inconsciente. La «Novedosa Era» tiene sus autores y músicos, quienes de manera consciente arman sus construcciones musicales de manera que manipulan a la multitud llevándola a los pies de Satanás.

Alan Parson fue entre los predecesores de la música de la «Novedosa Era» con su LP «UN OJO AL CIELO», donde podía observarse en la primera plana símbolos egipcios y el «OJO DE RA », El dios del sol, usado por la masonería.

El “tritón”: la armonía del demonio

El tritón es un intervalo musical separado por tres tonos, en la situacion del piano, son 2 teclas separadas por tres tonos, que pasa comunmente a las escaleras mucho más enormes.

El sonido que emite este género de intervalo acostumbra tener un matiz lúgubre y obscuro, como la música de ciertas películas tradicionales de terror.

La música satánica desde los años 50

La música fué históricamente usada para editar las conciencias y para influenciar sobre la vida del hombre. A lo largo de la segunda mitad del siglo XX, más que nada en el rock, varios conjuntos y solistas han empleado el demonio en sus mensajes y creaciones, bien como figura admirada o para ocasionar mayor encontronazo entre su audiencia potencial.

Deja un comentario