con la musica no se hace politica

“Pero, ¿cuándo llega la subida?” es el interrogante mucho más repetida en los comentarios en vídeos de YouTube o sesiones de SoundCloud de EDM y electrónica bailable. Tal y como si toda la música de club tuviese que amoldarse a este modelo de los dientes de sierraconsubidas y bajadas permanentes. Lorenzo Senni, productor y músico electrónico italiano, fue batería punk antes de cambiar el tranceeliminante estas atentos vertiginosas. Retrasando el clímax hasta el momento en que la ansiedad anega la pista de baile o anclándose en una cresta sin limites de intensidad irrealizable, Senni jamás deja indiferente.

Como un estudioso doctoral que va a las ravesas tomar apuntes, el italiano ha diseccionado la electrónica, ha jugado a deconstruirla, ha racionalizado el hedonismo de la pista de baile en una improbable intersección entre la civilización rave y la vanguardia en fase de prueba en una iniciativa bastante prudente para lo que solo vino a bailar y bastante bailable para lo que desea un profundo ejercicio intelectual. La música de Senni busca descolocar y volvió a lograrlo en la última sesión de la edición del actual año del festival Curtocircuito en Santiago de Compostela, donde, de nuevo, no dejó a absolutamente nadie indiferente. La confrontación es un ejercicio político que el músico electrónico busca todo el tiempo. Charlamos con él inmediatamente después de la prueba de sonido, antes que se hunda su eterna bombero negra heredera de esa adolescencia donde combinaba el punk y el hardcore. Poco tras comenzar la sesión se la volverá a sacar para bailar poseído por su trance desposeído de percusión rollo del tartamudeo sincopado del sintetizador.

Spots musicales

Otra de las acciones que tenemos la posibilidad de hacer en una campaña electoral con la música como personaje principal, es la elaboración de spots musicales, como los que últimamente realizaron en España Íñigo Errejón o Jessica Albiach. En los dos casos, el aparato de campaña en colaboración con diferentes artistas del campo han escrito una canción o jingle. Así sea amoldando la canción de un tema popular o creando uno desde el princípio, donde su letra indique las primordiales características de la persona que lidera la candidatura y/o las primordiales medidas contenidas en nuestro programa electoral.

Para finalizar, la relación entre música y política está presente desde los orígenes de las campañas electorales y la revolución tecnológica que ha vivido la sociedad de la cual formamos parte. Las diferentes redes sociales han incrementado las opciones para hacer contenidos con objetivos políticos. Y sucede que como ha dicho el celebérrimo compositor alemán, Ludwig van Beethoven: «La música forma una revelación mucho más alta que ninguna filosofía».

Deja un comentario