con que edad escribia musica chopin

Varsovia, noviembre de 1945. La ocupación nazi terminó y, en un ademán simbólico, el corazón del pianista y compositor polaco Frédéric Chopin (1810-1849) —que había sido sustraído de la iglesia de la Santa Cruz a lo largo del conflicto armado— es devuelto a su rincón de reposo. Bajo el yugo invasor, interpretar e inclusive nombrar a Chopin se encontraba rigurosamente contraindicado. En este momento, el pueblo polaco halla en la figura del inmortal músico la afirmación de su ideal de independencia nacional y una fuerza alegórica para renacer de las cenizas. El escritor Jarosław Iwaszkiewicz (1894-1980) empieza a trabajar nuevamente en su interrumpida biografía de Chopin, y es entonces que le contacta con una enigmática mujer que afirma que tiene por nombre Paulina Czernika y que clama ser la bisnieta de la condesa Delfina Potocka (1807-18) ), quien fuera pupila, mecenas y apasionado de Frédéric Chopin. Como prueba, la mujer transporta copias mecanografiadas de un puñado de reveladoras cartas que en teoría el músico escribió a la condesa a lo largo del tiempo que duró su relación y donde sobran especificaciones bastante gráficas de sus deseos sexuales, aparte de una fuerte carga antisemita. Evidentemente, tan insólito hecho provoca que las autoridades polacas (primero con curiosidad y después claramente alarmadas) tomen cartas al tema, y la consiguiente investigación para corroborar la certeza de las declaraciones de Czernika da pie a múltiples problemas: ¿Por qué razón la mujer ¿no exhibe los auténticos de las cartas? ¿Es un engaño bien elaborado? ¿Cuál es la meta de sacar a la luz algo alentador retrato de Chopin que daña su imagen como héroe polaco exactamente en ese instante? ¿No sería mejor ocultar estas cartas? Para complicar las cosas, Paulina Czernika -agotada por la presión de las autoridades, desacreditada y tras ser seriamente sancionada gracias a su incapacidad de proveer los documentos auténticos- se suicida (¿o es asesinada?) el 17 de octubre de 1949 , precisamente cien años tras la desaparición de Chopin.

El extraño caso de Delfina Potocka: el secreto de Chopin (1999) es una película donde el director británico Tony Palmer (1941) toma como punto de inicio tan interesante como discutido hecho por examinar, d una forma poco menos que detectivesca, la dimensión humana de Frédéric Chopin. Con singular maestría, Palmer (directivo de Puccini, Testimony: The Story of Shostakovich, Maria Callas: La Divina, England, my England y Brahms and the Little Singing Girls, entre otros muchos grabes) entrelaza 2 historias que corren de manera paralela, una en el siglo XX —la narración de Paulina Czernika, rodada en un austero blanco y negro— y la otra en el siglo XIX —la narración de Frédéric Chopin, rodada en colores distinguidos—. De esta forma, conforme Czernika se marcha entrevistando con escritores, editores y burócratas, los espectadores vamos conociendo datos de las cartas, al unísono que los hechos que estos documentos revelan son presentados, en orden cronológico, a través de una adaptación espléndida de temporada . Las problemas van apareciendo una tras otra conforme avanza la película, y nuestra percepción de Frédéric Chopin se marcha observando cambiada tras cada hallazgo. De ahí que, son vitales los segmentos en los que hace aparición la pianista rusa Valentina Igoshina (1978) interpretando ciertas proyectos del compositor, pues el propósito de sus intervenciones es enfatizar los hechos, no la música en sí.

Biografía de Federico Chopin –  Genio del Piano y la Música Tradicional

Tanto como exponente caudal del romanticismo en el campo de la música, como en calidad de guía por el extenso sendero de las opciones pianísticas , Federico (Frederic) Francisco Chopín recopila un puesto de honor entre las considerables artistas de la primera mitad del siglo XIX.

Seguro, fuerte y vibrante en sus creaciones de temas nacionales, Chopín escribió, por otro lado, las proyectos mucho más melancólicas, refinadas y expresivas del romanticismo.

Frédéric Chopin y el piano

La primera clase de piano la recibió de su hermana Ludwica, a muy temprana edad. A los siete años ahora había compuesto 2 polacas, una en Sol menor, para piano y la otra en Si bel mayor.

Entre las creaciones de Chopin está una en el momento en que tenía tan solo ocho años de edad, en tanto que manejaba el piano a su antojo, improvisaba, componía con desconcertante maestría. Se presentó públicamente el 24 de febrero de 1818, con la composición Concierto en Mi menor, de Vojtech Jirovec, compositor checo y directivo de orquesta.

La niñez de Chopin

En 1810, el pequeño Fryderyk Chopin nace en la localidad de Varsovia, Polonia. No entendemos qué día precisamente nació. Vas a ver, en los registros de la Iglesia afirma que nació el 22 de Febrero. Pero sus progenitores y él siempre y en todo momento afirmaron que nació el 1 de marzo. Fue el segundo hijo de 4, con una hermana mayor y 2 inferiores.

Su padre, Nicolau, era francés. Había huido de su país a la edad de 16 años hacia Polonia huyendo de la guerra pero siempre y en todo momento inculcó a Fryderyk un enorme orgullo de ser polaco. Sabía tocar la flauta y el violín. Su madre, Justyna, era maestra de piano. Con lo que cabe imaginar que el pequeño Chopin medró en una familia muy musical. Y no solo eso, en el momento en que iba de vacaciones al campo, escuchaba las canciones y danzas populares de los campesinos, como la mazurca, la cracoviana y la polaca.

Chopin se considera el máximo exponente del Romanticismo musical

Frédéric Chopin nació el 1º marzo de 1810 nació en Zelazowa Wola, ciudad próxima a Varsovia – Polonia. El padre fue instructor de lenguajes y al tiempo músico de distintas instrumentos. Además de esto, su madre era pianista. Por consiguiente, la vivienda era poseedor de un ámbito abundante en expresiones musicales y culturales de prominente nivel.

Las primeras clases las recibió en su casa. Su hermana Ludwika fue su primera profesora, ella le enseñó argumentos musicales para interpretar el piano. Así, a los 4 años inició sus estudios en el instrumento de teclado ahora los ocho ahora daba un concierto privado en Varsovia.

Deja un comentario