con que periodo se corresponde la musica del siglo 18

Por José Luis García del Pecho

Entre los términos musicales de empleo mucho más diario, extendido y universal figura, indudablemente, el de sonata. No es por al azar, claro: la sonata es el género fundamental de la música instrumental practicada a lo largo de los periodos tradicional y romántico (último tercio del siglo XVIII y siglo XIX, respectivamente), los que, por su parte, son los mucho más practicados, en el momento de la escucha, por la grey melómana. Además de esto, la sonata tradicional-romántica es una unidad musical dentro por distintas piezas o movimientos, cada uno de ellos con su composición formal, pero de los que el primero (invariablemente) y alguno del resto (coyunturalmente) argumentan a una misma composición formal que, así, se erige en la más esencial y característica, composición que se ha llamado forma sonata. Mucho más aún, por enfrente y tras el periodo tradicional-romántico vamos a encontrar sonatas: hay desde finales del siglo XVI, abundan a lo largo del Barroco y, pasada su «edad de oro», las sonatas llegan hasta nuestros días. Al fin, otros géneros trascendentales para la música instrumental y que se los conoce como de otra manera asimismo son, en puridad, sonatas: de esta manera, la sinfonía es una sonata orquestal y el concierto es una sonata para instrumento solista y orquesta. Frente este panorama se entenderá que, en una sección como esta, debemos ofrecer muchas vueltas a un término que perjudica a parte importante de la mejor música que se escribió en la historia y, evidentemente, de la música que acostumbran a probar los apasionados en concierto o a través de medios de difusión del sonido. Esta es una primera distribución, de carácter muy general y referida esencialmente al «género». La utilización normalizado del término sonata para designar creaciones comienza, de hecho, del último tramo de la era renacentista y primero de la era barroca: en la Venecia de finales del XVI, los Gabrieli titulan como sonatas a piezas de manera libre cuya característica común y definitoria es, simplemente, que son piezas de música instrumental: sonata (o toccata) de entrada no significa mucho más que música para ser «sonada» (o «tocada»), en frente de la cantata o de la música vocal generalmente. Después sonata va a significar muchas otras cosas (aparte de esta) y nos dedicaremos por riguroso en múltiples productos de esta serie, pero apreciamos en este momento como en el siglo XX la utilización del término sonata en ocasiones tiene relación a este término original, arcaico, mucho más que a los significados que fue consiguiendo con su empleo a lo largo del Barroco adelantado, el Clasicismo y el Romanticismo. Si Andrea y Giovanni Gabrieli nos dan el prototipo de un primer estadio de la sonata, un siglo después, al esplendor del Barroco, logramos hallar modelos avanzados de sonata en la figura de otro profesor italiano, Arcangelo Corelli . En él se resumen realmente bien, ciertamente, ámbas corrientes fundamentales de la sonata barroca: la sonata da camera y la sonata da chiesa. La sonata de cámara radica en un prólogo o introducción y la sucesión de 2, tres o 4 movimientos comunmente relacionados con aires de danza (en el producto sobre la Suite ahora hablamos); la sonata de iglesia escapa de la danza y se composición frecuentemente como sucesión de 4 movimientos «abstractos», en el esquema retardado-veloz-retardado-veloz, atendiendo generalmente a los movimientos veloces a métodos de escritura contrapuntística (fugada) .

Música en el Renacimiento

Ahora habíamos hablado del Renacimiento, entre 1450 y el año 1600, y sus cantos gregorianos.

Comienza una instrumentación mucho más complicada y se introduce el término del bajo como base.

Opciones estilísticas y también interés compositivo

Deja un comentario