cuánto cuesta dar de alta músicos

«No he usado máscaras para ocultarme por el hecho de que jamás he esperado ser absolutamente nadie mucho más que yo misma. Para mí, el triunfo es haber logrado que me deseen y que muchas de mis canciones hayan servido a alguien para algo. Esto me da pie para soliciar que vayan pensando en otro premio que complemente este por el hecho de que acabo de pasar el ecuador de mi carrera», aseguró el artista sobre el ámbito.

Esta normativa lamentablemente no acostumbra cumplirse en los contratos a días, llamados generalmente “bolos”. En estos es frecuente el pago de exactamente los mismos en metálico, sin haber intervenido antes un alta en la Seguridad Popular. Como bastante se emite un recibo después, en el más destacable de las situaciones.

Asimismo cabe decir que el trámite laboral es bastante molesto Los complicados trámites para llevar a cabo altas y bajas puntuales disuaden a los causantes de contratación de continuar el desarrollo legal conveniente para estos acontecimientos ocasionales.

Categoría expertos en la contratación de artistas

Conjunto de cotización 1.- Directivos, Directivos coreográficos, de escena y artísticos, primeros profesores directivos y comunicadores de radio y televisión.

música

Conjunto de cotización 2.- Según y terceros profesores directivos, primeros y segundos directivos profesores sustitutos y directivos de orquesta.

COMPARACIÓN ENTRE EL SISTEMA LEGAL (Alta al régimen particular de artistas)

En estos instantes en que los músicos nos ofrecemos cuenta de que la situación de práctica exclusión popular donde estamos procede de no haber plantado cara al sistema de contratación engañoso en el que nos movemos, prosiguen estando voces, de la industria musical o de los bienintencionados que les prestan altavoz, que defienden que lo genuino, o no, o de, si las cooperativas de trabajo asociado sean el sistema usual de contratación. 2 sistemas a los que fuimos obligados los músicos a asistir no por nuestra intención, sino más bien por la exigencia de la factura que nos solicitan, ilegalmente, los que nos contratan.

Desde AMPE siempre y en todo momento hemos defendido la contratación laboral del artista. Pues es lo que afirma la Ley y pues el resto sistemas son fraudulentos. Pero asimismo pues es lo mucho más bueno para el músico. Es el único que deja la protección popular a la que todos y cada uno de los trabajadores contamos derecho, el único que cubre todas y cada una de las contingencias a las que nuestro trabajo nos aboca (patologías expertos, accidentes laborales, paro, jubilación, maternidad, etcétera…) y, además de esto, lo que mucho más económico nos sale al músico.

Deja un comentario