de donde es andré rieu el musico

Fue así como nuestro André Rieu lo manifestó al llegar al país. Y sucede que la multitud sencillamente fue feliz de esa experiencia en directo en el Movistar Arena, tras el concierto agendado por el violinista, directivo de orquesta y compositor neerlandés. Esta noche Rieu cerró el primer espectáculo en Santiago, el que fue considerado por los ayudantes, una auténtica celebración infecciosa con su Johann Strauss Orchestra, definida como entre las mayores de todo el mundo con sesenta personas en escena.

A las 21 horas se inició el majestuoso concierto al son de la “Entrada de los luchadores”, una marcha que dejó ver a André ahora sus músicos, caminando desde el público con dirección al ámbito. Un aplauso de bienvenida y se dio comienzo a un recital que sostuvo la intensidad a lo largo de tres horas repletas de armonías tradicionales y populares que se fusionaron de forma especial con una escenificación que pocas veces se ve y un repertorio que integra múltiples tradicionales de Puccini como “Nessum Dorma” y “Babí car”; de Verdi como Libiamo; armonías del cine, la ópera, tonadas populares como “Hava Nagila Hava”, aparte de canciones alemanas de los años 20 y valses internacionalmente populares, entre otras piezas musicales.

André Rieu, datos esenciales de su historia

Claro que no es suficiente con interpretar una parte tradicional en un estadio de fútbol para llamar la atención del público. Entre los elementos misterios de este peculiar violinista puede apreciarse en sus niveles, mucho más exactamente en la escenografía, que en el 2008 consistió en una recreación del Castillo de la Emperatriz Sisi en tamaño terminado, con el que batió un récord histórico por sus dimensiones.

La multitud de su pueblo le trata con bastante cariño y respeto, dando permiso llevar una vida supuestamente habitual.

Músico todoterreno

Los programas de Rieu no solo tienen dentro Cuentos de los bosques de Viena, de Strauss, Ballade pour Adeline, de Paul de Senneville, o Nessum Dorma, de Giacomo de los años añadió a su repertorio música de películas, o canciones reconocidas como la rockera Tutti Frutti de Little Richard, Somewhere over the rainbow, la balada redactada para la película El mago de Oz, o Cillet valeroso, del mexicano Quirino Fidelino Mendoza y Cortés, entre otros muchos. «Hay buena o mala música. No es necesario distinguir por géneros. Es un fallo realizar esto», reitera Rieu.

En 2000 compuso sus vales La vida es hermosa, adjuntado con su hermano Jean-Philippe, y en 2013, de su puño y letra salió El vals de la coronación, destinado a los reyes Guillermo y Máxima de Holanda.

Deja un comentario