de donde es la musica de luis del vals

En 1887, el compositor guanayuatense Juventino Roses (1868-1894) escribió el vals con el que pasó a la crónica de la música de concierto mexicana: Sobre las olas. Inicialmente la parte se llamaba En la orilla del arroyo o A la vera de la fuente pues, según comentan ciertas distintas anécdotas que hay sobre esto, el músico se había inspirado en la figura de su enamorada (Mariana Carvajal, hermana de entre los amigos de Juventino Roses), que se encontraba lavando ropa en un arroyo. Otra versión, menos romántica pero mucho más poética, asegura que de todos modos lo que inspiró al compositor fue el despacio vaivén del agua del río Magdalena (en la presente alcaldía Magdalena Contreras, donde Roses vivió un tiempo). Una corto afirma que el vals le fue sugerido por el estruendos del agua de una factoría próxima a su casa.

Alguno haya sido su origen, la verdad es que Sobre las olas conoció un éxito sin precedentes que, no obstante, no reportó ningún beneficio económico al compositor, que se vio obligado a ejercerse como a músico itinerante con distintas agrupaciones instrumentales, con las que recorrió el norte de México y llegó a USA. Fue en relación, en Chicago, se unió a la Orquesta Italo-Mexicana del cubano Eduardo González, con la que a inicios de 1894 inició una da un giro por Cuba. A puntito de finalizar esta, Juventino Roses cayó enfermo y fue internado en el hospital Nuestra Señora del Rosario, en el poblado de Batabanó, en el sur de La Habana, donde murió el 9 de julio de 1894, a los 26 años .

música clásica

«No sé tú»

Esta es una de esas canciones con las que Luis Miguel logró proyectar ese amor de quien una vez están juntos no desean separarse jamás mucho más.

Porfirio’s Big Band Jazz.

Aparte de la inspiración francesa, los trenes, las considerables creaciones y el desarrollo económico, entre los mayores orgullos del régimen de Porfirio Díaz fue el ejército. Lo que al comienzo de su gobierno fue un contingente de individuos mal vestidos con fusiles, en unos años se convirtió en un cuerpo con flamantes batallones, en una caballería cuya artillería sería el símbolo de una fuerza armada actualizada .

La banda de guerra era lo que mucho más orgulloso hacía sentir al General Diaz. Entre los músicos reconocidos que hubo en esa fecha, estuvo Isaac Calderón (1857-1915), con la Banda de la Gendarmería montada de la Localidad de México, que ejecutaban piezas sinfónicas de Ludwig van Beethoven. No obstante, para los historiadores, la banda militar mucho más conocida y también esencial de finales del siglo XIX y principios del XX, fue la Banda de Música del 8º Regimiento de Caballería bajo la batuta de 2 de los más destacados directivos de la temporada, Encarnación Payén y Nabor Vázquez.

Deja un comentario