de donde es purcelun músico músico

Henry Purcell (1659-1695) nació inmerso en la espléndida tradición musical de la corte real inglesa. Era hijo de Thomas Purcell, entre los músicos reales de la abadía de Westminster. Se inició como chaval del corazón en la Capilla Real, pero próximamente pasó a ser acólito de John Blow (1649-1708), que fue a lo largo de 2 temporadas organista de la abadía, aparte de uno de los más importantes músicos del temporada. En 1677, Purcell se transformó en compositor de los Violins del Rei, la orquesta real de cuerda, para la que escribió una parte fácil pero bella para cuerda, Fantasía.

En 1679, con 20 años, Purcell tomó el testimonio de su profesor como organista en la Capilla Real y comenzó a crear música de fondo para proyectos de teatro y piezas religiosas. En 1689 escribió su obra mucho más conocida, la ópera Dido y Eneas. En esa temporada este género no era muy habitual en Inglaterra; la mayor parte de los músicos preferían la mascarada, un híbrido de cantata italiana, música seglar francesa y canción inglesa.

La razón es solo una: pocos fueron los músicos capaces de editar tan intensamente y en tan poco tiempo la identidad musical de su país como lo logró Henry Purcell con Inglaterra.

Desde la mucho más tierna edad (la historia afirma que comenzó a redactar música a los ocho años), Purcell se dedicó vorazmente a todos y cada uno de los géneros que la música barroca podía sugerir hasta el momento: ópera, música celebrativa, música religiosa y música de cámara. No obstante, la mirada no era la de cualquier compositor del siglo XVII. Su genio musical, del que Purcell –dicen– se encontraba mucho más que consciente, le impulsó a absorber todos y cada uno de los estímulos que el contexto británico como el europeo le brindaban en ese instante.

instrumento musical

El propósito era uno solo: ofrecer forma a una música genuinamente inglesa, una música que hallará en las otras vivencias formas y idiomas para dar la vida a una propia, novedosa y actualizada identidad.

De esta manera nacieron ámbas joyas Dido and Aneas y The Fairy Queen, la consorte musick y las proyectos celebrativas para la Reina María, los himnos y las sonatas: en todas y cada una de sus proyectos Purcell mezcla el gusto por la armonía de los italianos, la sabiduría armónica de todo el mundo alemán y las rarezas rítmicas de los franceces, envolviéndolo todo en esa frágil privacidad, en esa prudencia y discreción que solo los ingleses habían conocido utilizar a la música.

La hora del relevo

Blow, que había exhibido el puesto de organista de la Abadía de Westminster desde 1669, decidió dejar su lugar en 1680 para dejarlo en el su alumno, que entonces tenía tan solo veintidós años. Purcell se consagró entonces prácticamente entero en la composición de música sagrada, frenando su relación con el teatro a lo largo de seis años. No obstante, a lo largo del comienzo del año, probablemente antes de tomar posesión de su nuevo trabajo, Purcell había producido 2 proyectos para el ámbito, la música para Theodosius de Nathaniel Lee y para Virtuous Wife de Thomas D’ Urfey.

La composición de su ópera de cámara Dido y Eneas, entre los títulos mucho más importantes de la crónica de la música trágica en Inglaterra, se asigna a este periodo. Con libreto de Nahum Tate, se representó en 1689 en cooperación con Josiah Priest, un profesor de danza y coreógrafo del Teatro Dorset Garden. Se da la coyuntura de que la mujer de Priest dirigía una escuela para jóvenes chicas en Chelsea, donde la ópera se estrenó. Se considera como la primera ópera inglesa, si bien en varias oportunidades se ha atribuido tal virtud a Venus y Adonis de Blow. En las dos proyectos, la acción avanza como recitativo al estilo italiano. No consiguió bastante predicamento en su temporada, pero la obra fue muy habitual en círculos privados, hasta el momento en que en 1840 se publicó y dejó de mantenerse solo de manera manuscrita.

Deja un comentario