de donde procede el termino fuga forma musical

Hacer PDF de este producto.

Sobre pocos libros va a haber un consenso tan extenso como sobre lo que aquí se muestra en el sentido de que hablamos de una obra singular. Si quisiéramos sugerir una fácil definición, podríamos ensayar la próxima: un libro de distintivos de tema alquímico que incluye una composición musical por cada emblema. Pero, para comprender su singularidad, antes es requisito argumentar estos tres elementos.

¿Qué es lo que significa el término fuga?

Fuga es el acto y la consecuencia de fugarse: escapar, cerrar un escape.

La Fuga es una composición musical a 2, 3 o 4 voces (líneas melódicas) para instrumento de tecla (clavecín u órgano). Comienza con la presentación del tema primordial en todas y cada una de sus voces y continúa presente durante la composición. Va antecedida de un prólogo o una tocata.

Canto gregoriano

El canto gregoriano o canto chato, es el oficial de la liturgia de la iglesia católica. Se distribuye en 2 tipos básicos: el responsorio, usado para recitar cánticos y la antífona, un modelo mucho más melódico. Una vez que su forma fue establecida por el papa Gregorio I a fines del siglo VI, se rehabilitó a comienzo del siglo XVII y de nuevo a fines del XIX, antes que el Papa Pío X decretara en 1903 la vuelta a las fuentes mucho más primitivas de que se dispusiese.

La labor de estudiar y recobrar estas fuentes fue llevada a cabo por un conjunto de frailes benedictinos de la abadía Solesmes, en Francia.

¿Qué es una fuga en piano?

Un escape en música tradicional tiene relación a una composición donde tres o mucho más voces se suceden como una suerte de “persecución”. La palabra procede del latín fugare que significa “escapar”.

II

El reggaetón es en la sociedad lo que las groserías son al sujeto, lo que despreciamos en entornos formales pero que reproducimos todo el tiempo en nuestra vida diaria . El reggaetón es grosero pues desea serlo, pues esto estimula su masificación. Lo grosero es masivo por el hecho de que escandaliza, pero asimismo por el hecho de que deja la privacidad del amigo, un amigo con el que tenemos la posibilidad de desahogar nuestros instintos mucho más básicos. Una grosería es una pasión sin filtro, esa es la diferencia entre “el bacalao me agrada afaitao” y “el origen de todo el mundo”. La sociedad de la cual formamos parte censura las groserías pues teme las pasiones sin filtro, de ahí que censura el reggaetón y al tiempo lo anhela. Bataille (2007) enseña ese miedo y ese anhelo. Las sociedades y los credos se han cebado contra el sexo y las pasiones por el hecho de que todo desbordamiento pone a la red social en riesgo potencial, de ahí el miedo. Pero ya que al unísono la pulsión erótica es lo que deja su reproducción y supervivencia, nace el anhelo. Para reconciliar la necesidad y el riesgo, se han con limite temas como sexo y ebriedad, pero no están prohibidos.

El sexo no es un tema limitado, es un tema moldeado. Según Foucault (2017), no es que occidente haya transformado el sexo en un tabú, sino institucionalizó, desde la edad media, un alegato sobre de qué manera vivir la sexualidad. Con raíces estoicas y escolásticas se formó la Scientia Sexualis, una manera de vivir la sexualidad que privilegia la procreación y injuria el exitación y las ganas físicas. Según ese alegato, se considera inmoral el sexo que no tenga como propósito crear una familia. El reggaetón semeja romper con esta tradición respondiendo al ascetismo católico con un hedonismo poco responsable. Y si bien contestar a un radical con otro es una manera de subversión (la mucho más dañina y también inconsciente), el reggaetón mucho más que reivindicar escandaliza. Meditar que el reggaetón es solo una música rebelde por el hecho de que charla de sexo explícitamente es exactamente lo mismo que meditar que el porno es arte erótico, y que juntos nos van a socorrer de la iglesia y el matrimonio. Por bien sabe la generación que nos antecede, el porno mucho más que realizar el matrimonio aburrible lo realiza sostenible. El reggaetón marcha como una región de tolerancia, en vez de desmoronar el orden en el que está inmerso, contribuye a que se sostenga.

Deja un comentario