de donde vengo yo letra musica

Assim como Brasil, en Colombia asimismo é um país multicultural, como cada região cargando sus especificaciones – y asimismo sus inconvenientes.

Son questões como essas que se muestran na música De On Vinc Jo, do ChocQuibTown. O conjunto mistura rap, funk, rock y ritmos apoya al Pacífico. Su nombre es el tributo al local de origen 2 artistas, Quibdó, capital del departamento de Chocó.

Mi querida Colombia. Un par de veces he viajado a esta bella tierra que jamás voy a olvidar.

Muchas personas todavía se piensa a Colombia con los colores que han marcado una parte de su crónica, y de la visión que tiene el resto de todo el mundo de este enorme país. Blanco, en honor a la sustancia que justificó (relativamente) entre las guerras mucho más largas y cruentas del país: la torta. Cobrizo por el bien natural que impulsó en sus comienzos el desarrollo económico del país: el café. Amarillo por el metal rutilante que sorprendió a los españoles a lo largo de la conquista, y que justificó el derramamiento de sangre de una cantidad enorme de millones de indígenas y Africanos: El oro. Tristemente la huella de esta aniquilación prosigue que se encuentra en una sociedad donde se prosigue estigmatizando el negro y el afro-descendente. Una vez viajé a Colombia y fui Colombiana. Mucho más específicamente fui asignada y también identificada como «costeña» por el tono de mi piel y mis aspectos orgullosos de herencia Africana. Y esa herencia asimismo me estigmatizó en esa tierra hermosa. Una vez. En el momento en que volví de mi querida Colombia, ahora en el campo de aviación, me “descubrieron” que ser negra en Colombia significa considerablemente más que llevar con orgullo la herencia afro de una generación esclavizada en oposición a su intención. El protocolo de seguridad en el campo de aviación de Colombia en Bogotá es bastante riguroso siendo entre los países mucho más populares por su papel involuntario en la exportación de la cocaína. Este papel ordena a ser realmente aprensivo ahora comprobar con sensatez a los pasajeros que van y vienen entre los diferentes países. Yo era la única negra que viajaba hacia España ese día. Alegre y jovial. Tras un año de trabajo popular como facultativa y 6 meses de exploración por los diferentes departamentos del país, se encontraba exultante, exultante y risueña. Quizás esta alegría involuntaria logró que no reaccionara despecho en el momento en que mientras que aguardaba en la habitual sala de espera a coger el avión, fui interpelada (muy respetuosamente por otro lado) a acompañar a una mujer de seguridad. Antes se había inspeccionado mi pasaporte y se preguntó por mi nacionalidad. Algo extraño (pensé) pues precisamente ponía de españa a dicho archivo y en letras bien enormes. Me llevaron a una salón obscura de registro. Por supuesto pregunté la razón y con exactamente la misma amabilidad previo a la que se sumaba un tono neutro-anestésico propio de la gente que trabajan realizando “cosas fundamentales”, se me mencionó que la decisión de los sujetos a cachear/examinar había estado «azarosa». El término aleatorio para todos (o prácticamente todos) es conocido viene a representar azar. Una decisión sin causalidad movida por un “pito-pito-gorrillo”. No obstante, la gente que estaban conmigo en la salón ese día no parecían, en mi entender, ser asignadas o escogidas a la suerte. En la sala obscura no había mucho más negros (yo era la única persona identificable como afro que viajaba ese día) pero si había jóvenes con tatuajes de piel morocha y ropa desenfadada, hombres de mediana edad con sonrisa torcida, y yo, una afroespañola exvoluntaria para un trabajo popular en Colombia que proseguía risueña y que pasó prácticamente trotando el escáner que se preocupan a las mulas o portadores de sustancia. Tras la sala obscura, volví a la salón alumbrada de espera del campo de aviación. Es verdad que algo menos alegre, pero no triste. Reflexiva. Miré con mucho más detenimiento a la multitud de mi alrededor (antes no había reparado nada). Todos eran blancos, bien vestidos. Turistas o Colombianos de estrato social y económico 5 o 6. Me senté en el taburete al lado de una ventana para ver el cielo. Justo en ese instante comenzó a sonar en mis auriculares la canción “De dónde vengo yo” de CHOCQUIBTOWN. Sonreí de forma involuntaria. Y recordé mientras que canturreaba la canción de aquel conjunto de la costa pacífica Colombiana que me agrada, que ser afroespañola significa y va a significar llevar siempre y en todo momento con orgullo y trascendencia mi herencia Africana y de españa. Si bien quien pese. Yo soy de dónde vengo. ¡Y me chifla!

Autora: Alejandra Salmerón Ntutumu

¿Qué hay tras ‘D’On Venc’, de Yeimy Montoya?

La primera temporada de ‘La Reina del Flow’ llegó a través de enormes temas como ‘De On Vengo’. Este simple era interpretado por nuestra Yeimy Montoya y mencionaba a sus orígenes. Tengamos en cuenta que nuestra personaje principal viene de una familia muy humilde y de un vecindario bastante arriesgado de Colombia, San Félix.

Pero, pese a los instantes bien difíciles y de de qué manera cambie su historia, jamás olvidará sus raíces. Un mensaje que deja bastante claro con el simple ‘De On Vengo’, el que se consagró en pantalla como un tema de empoderamiento femenino y pelea.

Deja un comentario