de donde vienen las cajas de musica

Desde el momento en que comenzó esta maldita y acosadora pandemia y después el confinamiento, la desescalada y la vuelta a comenzar por los rebrotes, pensando el planeta que el virus se había rendido, este año 2020 va a ser recordado como una genuina pesadilla, tanto en la ansiedad personal como en la indecisión del futuro por una economía vulnerable. Exagerada o no, la sensación de temor está justificada, por el hecho de que la línea fronteriza entre el falso optimismo y la cruda situación es en ocasiones tan sutil que frecuenta confundirnos. No sé a nosotros, pero me pasa esa sensación de un tiempo a esta parte, y en el momento en que me recarro en cama para procurar reposar, olvidar y desconectar, me coloco en posición fetal.

En esta situación, como en el momento en que era un niño, quizás para proseguir soñando que prosigo conectado a ese cordón umbilical ahora inexistente que me resguardaba de los males y las amenazas; blindarme en frente de mis espectros y la agitada barahúnda popular. Y miren por dónde, meditando sobre esta cuestión antes de procurar abrazarme a Morfeo, recordé una noche de las cajas de música que obsequiábamos a mis hijas y que me sirvió este recuerdo para una entrada en mi viejo blog del Divan del Infortunio, fechado el nueve de diciembre del 2010. Y no sé por qué razón, quizá por la melancolia o por el temor, lo he recuperado para esta ocasión, pues hay historias en la vida que, por más que el tiempo pase , prosiguen actuales en la memoria.

Cajas de música de bailarina en Amazon

Logramos hallar una extensa variedad de cajas musicales, varios tamaños, colores, distintas armonías. La mayor parte están diseñadas para marchar asimismo como joyero, y tienen múltiples pequeños compartimentos para almacenar pequeños bienes.

Las cajas y joyeros musicales son especiales para personalizar la habitación, se usa para tener almacenados pequeños elementos y la armonía tiende a ser muy relajante.

En términos en general, es de esta forma como marchan las cajas musicales: tienen un tubo, que es la parte de la caja musical que da un giro y hace vibrar las púas del peine.

Los remaches sobresalen del tubo y tocan los bordes de las púas, haciéndolos vibrar y generando el sonido propio de las cajas de música.

No obstante, los especialistas señalan que las primeras cajas usaban discos metálicos, y que los tubos comenzaron a emplearse a comienzo del siglo XIX. A lo largo de la mayoría de ese siglo, la producción de cajas musicales se concentró en Suiza. En 1815, abrió sus puertas la primera factoría, sus dueños eran Jérémie Recordon y Samuel Junod.

Redescubre la magia de las cajas de música con este excelente kit todo incluido.

Kikkerland Design | $27.50

Kikkerland Design | $27.50

Su Historia

La narración de la caja de música tiene su comienzo y avance en la producción efectuada en el siglo XIX, por ese momento los países, que la promocionaron las primeras cajas de música fueron, el país de Suiza, Alemania y USA.

No obstante, en Suiza, fue donde floreció la caja de música en un tamaño de formato pequeño, tanto conque, a la visión humana se podían palpar y ponerla en un bolsillo, y llevarla donde la persona deseaba, después el hombre pensó en diseñarla mayor.

Deja un comentario