de los apeninos a los andes solo musica

La historia empieza en un pequeño pueblo de los Alpes suizos. Una escena formidablemente pastoril: abejas, margaritas, una pequeña pequeña, capucha roja, mejillas rosadas y una cabrita llamada “Copo de nieve”. Una mujer llamada Dete, miedosa de perder su nuevo trabajo como criada en la localidad, deja en las montañas a su sobrina, de la que había precaución desde la desaparición de su madre. Desde ese instante, el abuelo de la pequeña va a ser el responsable de cuidarla. Arisco y cascarrabias por naturaleza, el corazón del viejo se ablandará con la llegada de la pequeña, un soplo de aire limpio para su monótona vida en las montañas.

Con esta presentación, Heidi había entrado en el imaginario colectivo de una generación de españoles. Las consecutivas reposiciones de la serie (de manera exitosa distinto), hicieron que su huella quedara grabada asimismo en los hijos y nietos de esta primera generación de televidentes. La historia se encontraba fundamentada en una novela redactada por Johanna Spyri, autora natural de Suiza en la segunda década del siglo XIX. Semeja que Johanna fue una pequeña sensible que amaba intensamente la música y los bosques próximos a su casa, donde pasaba inacabables tardes persiguiendo animales o jugando con las flores. Heidi fue de esta manera su álter ego autobiográfico.

música clásica

No obstante, su primera obra, Una hoja en la tumba de Vrony, fue redactada ahora en la madurez y con el objetivo de recaudar fondos para la Cruz Roja a lo largo de la Guerra Franco-Prusiana. En la mayoría de los casos, su vocación literaria fue tardía: con mucho más de 40 años comenzó a redactar Heidi para acostarse por las noches a su hijo y, tras quedarse viuda diez años después, empezó el abultado de la su producción literaria, que proseguiría prácticamente hasta su muerte en 1901. Ninguna de sus novelas conseguiría, no obstante, el éxito que consiguió Heidi.

Desglose de ministerios para «prosperar la representatividad»

Ciertas novedosas carteras han nacido del desglose de otras ahora que ya están, como es la situacion del Ministerio de Economía. La cartera queda dividida en 4: Finanzas, Planificación, Industria y Comercio, Administración y Avance. Lo mismo sucede con Infraestructura, que queda dividida en el Ministerio de Transporte y uno de Puertos y Aeropuertos.

Al catálogo se aúnan novedosas carteras que prosiguen el marcado carácter popular del gobierno de Lula, reflejo de esto es, por poner un ejemplo, el nuevo Ministerio de los Pueblos Indígenas, el de Ciudades o la partición del Ministerio de Avance Regional . En el momento del aviso, desde Presidencia advirtieron de que el prominente número de ministerios no implicaría un incremento del gasto público, ya que no supone la creación de nuevos cargos. Los secretarios de cada cartera, arguyeron, pasarían a ser ministros.

Deja un comentario