de que idioma viene la palabra musica

No semeja que la Navidad sea ocasión para tratar ocasiones desapacibles, pero la verdad es evidente y sus efectos se materializan. La situación mundial se define como de cambio de era, gracias a las profundas modificaciones que se registran en las relaciones humanas por los cambios tecnológicos que paralelamente provocan otros de naturaleza económica y demográfica. En Europa disponemos un conflicto armado que forma el hecho mucho más grave tras la Segunda Guerra Mundial. Inconvenientes humanos, energéticos, económicos y políticos nos afectan dificultosamente y la preparación para llevar a cabo en oposición al futuro se muestra como labor ineludible. Con una propuesta afín empezaba el alegato navideño de SM el Rey Felipe VI, mientras que durante su intervención hacía un diagnóstico exacto de una situación que es una desgracia nacional.

Es esperpéntico revisar de qué manera, desde hace años, España es un país sin gobernanza, en su amplitud. El candidato entonces, el día de hoy presidente del Gobierno, salió escogido, en una petición de censura apoyada en un presunto caso de corrupción probado falso por sentencia judicial, sin comprometerse a un plan de gobierno. Entonces elaboró una sucesión de promesas y soflamas electorales, que el tiempo probó que iban a ser patraña. Próximamente quedó en prueba que la Presidencia del Gobierno de España recaía en los hombros de alguien con perfección con la capacidad de transgredir las responsabilidades constitucionales que públicamente prometió al asumir el cargo.

Las nueve musas presentes en las artes son ellas:

  • Calíope: Musa de la elocuencia y de la poesía épica. Sus distintas representaciones artísticas son una corona de lauros, un libro, una tablilla y una trompeta.
  • Clio: Es la musa de la historia. Sus distintas representaciones artísticas son una corona de lauros, un libro o un pergamino, una mesa y un cisne.
  • Erato: Es la musa del arte lírico de la elegía. Sus representaciones artísticas son con una lira, una viola y un cisne.
  • Euterpe: Es la musa de la música. Su representación artística tiende a ser una flauta.
  • Melpómeno: Es la musa de la catástrofe. Se representa con una corona, una espada o una máscara trágica.
  • Polimnia: Es la musa de la oratoria. Se representa con un ademán serio y con un instrumento (comunmente un órgano).
  • Talía: La musa de la comedia. Hace aparición con un instrumento de música (una viola por norma general), una máscara cómica y un pergamino.
  • Terpsícore: La musa de la danza. Se la representa con un instrumento de cuerda: una viola o una lira.
  • Urania: La musa de la astronomía y de la astrología. Está representada frecuentemente con un compás, con una corona de estrellas y con un globo celeste.

Para los helenos la música era una técnica o téchne, en tanto que no se centraba en la razón o logotipos sino más bien en una manifestación del comprensión

En este marco general, esta actividad artística era entendida como una «mousiké téchne», que más tarde fue popular como «ars musica» en la civilización romana.

Entre los restos arqueológicos de las etnias que antecedieron a las viejas civilizaciones se han encontrado elementos y piezas de distintas materiales que fueron empleados para producir sonidos. En este sentido, hay flautas y otros instrumentos fabricados con hueso o con madera que se remontan a hace 40.000 años. No obstante, la música como manifestación cultural de forma plena creada empezó en la Vieja Grecia. Allí fue donde la música adquirió su de hoy opinión. De este modo, en el momento en que las expresiones no tienen la posibilidad de hacer llegar todas y cada una de las ideas, la expresión musical procura trasmitir lo innumerable.

Deja un comentario