de que manera afecta la musica a nuestro cerebro

La música, como el lenguaje, es una actividad complicada que semeja haber acompañado a los homínidos desde el momento en que nos organizamos en sociedades, evolucionando con nosotros a través del tiempo y dejando huella en nuestra arquitectura cerebral. La manera en que los bebés y lactantes argumentan a la música nos enseña que nuestros cerebros nacen tan listos para procesar la música como lo están para procesar el lenguaje. De ahí que, y mucho más, la relación entre la música y el cerebro ha provocado el interés de psicólogos, neurólogos, científicos y músicos por medio de la historia.

Efectos de la música en el cerebro

Existen algunos mitos que comentan que poner a los bebés a percibir a Mozart puede lograr que sean mucho más capaces. No obstante, no hay un soporte científico que confirme esto.

Lo que sí es muy posible es que si andas intentando de concentrarte, estudiar o reposar tu cabeza, oír música instrumental o mucho más apacible puede guiarte a llevarlo a cabo de manera más óptima.

Las construcciones mucho más implicadas en el procesamiento de las conmuevas que la música hace son:

  • La amígdala, que forma una parte del sistema límbico. Tiene como función primordial el almacenaje y procesamiento de las reacciones sentimentales.
  • El núcleo accumbens, así como lo hacen otros estímulos como el sexo o la comida.

    rock

    Esta composición está relacionada con el exitación y la motivación.

¿Cómo la música aumenta la memoria?

¿Por qué sucede esto? Tocar un instrumento implica a prácticamente todas las áreas de la corteza cerebral, robusteciendo de esta forma las funcionalidades intelectuales para un mejor ejercicio en otras ocupaciones. Realizar música supone un avance a nivel cerebral y de las habilidades cognitivas, puesto que se combina el trabajo de los 2 hemisferios cerebrales: Por una parte, se hace más fuerte la precisión lingüística y matemática de la que se ocupa el hemisferio izquierdo. Por otra parte, hay un avance de la imaginación, de la que se ocupa el hemisferio derecho. Esta razón provoca que hacer, tocar y generar música aumente el volumen y la actividad del puente que conecta los dos hemisferios: El cuerpo Calloso. O sea, actúa de manera mucho más rápida y por un mayor número de sendas, lo que deja solucionar inconvenientes de manera mucho más rápida y creativa. Además de esto, ahora entendemos que interpretar música supone por sí una entendimiento de su contenido sensible para lograr transmitirlo como mensaje al público. Por todo ello, estas personas tienen un mayor nivel en funcionalidades ejecutivas, como la memoria. En verdad, se vió en algunas indagaciones que los músicos tienen mejor aptitud de generar, grabar y recobrar recuerdos en comparación con personas no músicos.

‘Musicoterapia’

Deja un comentario