dónde se recopilaba la musica monodica profana

Desgraciadamente la música medieval profana y habitual, la que divertía y gozaba el pueblo prácticamente se ha perdido en tanto que jamás se perpetuó por escrito.

Entendemos que en la Edad Media era frecuente el canto y el baile entre la población, habitualmente como herencia de todo el mundo pagano.

El conjunto Egeria está conformado por Lucía Martín-Mestre Verbo, Fabiana Sans Arcílagos, María Martín del Río, Carmen Busquets Ferrer y Claudia García Briceño. Desde el momento en que comenzaron su sendero en el 2016, han visitado varios de los niveles aplicados a la música medieval mucho más esenciales de este país, lote donde se sienten como pez en el agua y que no opínan dejar.

Lucía: Egeria es un emprendimiento que comenzó a formarse en mi cabeza y en la de Fabiana hace ahora múltiples años, con el propósito de ofrecer salida a nuestras inquietudes como estudiosas y también intérpretes, todavía que lo cierto es que tardamos bastante tiempo en realizarlo, en tanto que de alguna forma lo veíamos como un sueño inalcanzable. No obstante, un día ‘nos envolvemos la manta a la cabeza’ y aquí nos encontramos. No puede decirse que haya sido un sendero simple, pero pienso que todo cuanto merece la pena en la vida jamás es simple. Lo cierto es que hemos gozado de cada instante, y aprendido bastante en todo ese devenir. El nombre de Egeria viene de entre las mujeres mucho más esenciales de la historia, una viajante de origen hispánico (la primera peregrinación de la que disponemos novedad en la historia) que en el siglo IV recorrió todo el Mediterráneo, desde Hispania en Mauritania, pasando por Mesopotamia, Siria, Palestina, Asia menor y un largo etcétera. De estos viajes dejó múltiples escritos de un altísimo valor histórico, pero lo que a nosotros nos ha llamado mucho más la atención es el carácter aventurero, intrépido, audaz y valeroso de una mujer que en esos tiempos escoge arrancar un viaje ella sola para recorrer casi todo planeta popular. Es con esto que nos sentimos identificados mucho más de ese interesante personaje.

L: Si bien el núcleo de Egeria somos nosotros cinco (Lucía, Fabiana, María, Carmen y Claudia), la verdad es que pertenecen a nuestra familia musical todos los que han cooperado o que ayudan asiduamente con nosotros: Valentí, Pau, Maria, Ishtar, Enric y, como es natural, nuestras viejas compañeras, Raquel, Laura Fernández y Laura Cantero.

Fabricadas históricas contadas por medio de la música

Como ahora hemos reconocido previamente, alén de la música sagrada, que prácticamente lo controlaba todo a nivel académico, en la temporada de la Edad Media, más que nada entre los siglos XII y XV, se pusieron muy de tendencia los cantares de hazaña, poemas épicos que contaban las hazañas bélicas de los héroes mucho más enormes de cada zona. El Cantar del Mío Cid es un perfecto ejemplo de este género de cantares de hazaña, comentando sobre entre los héroes mucho más enormes de la Reconquista De españa. Este cantar tiene todas y cada una de las peculiaridades del estilo: poema largo, con versos rimados y de misma composición, contando las hazañas en ocasiones excesivas de un héroe nacional y de creador irreconocible. Los juglares aprendían unos de otros este género de poemas cantados y los iban recitando allí por donde pasaban.

Comunmente, esta clase de cantores estaban acompañados por instrumentos que por aquella temporada acostumbraban a estar prohibidos por la Iglesia. De ahí que los juglares eran tan mal vistos por las considerables excelencia eclesiásticas, en tanto que curioseaban, según ellos, el arte de la música con sus cantares vulgares. Eran músicos expertos, errantes, que iban de una localidad a otra aprendiendo novedosas canciones, y a veces asimismo componían sus cantares. Su misión era divertir y entretener al público, con suerte en lugar de unas monedas para pasar la noche en la posada y poder comer ardiente. Las historias de este género, los romances y los cantares de gesta, no tuvieron mucha influencia en la temporada por la persecución eclesiástica, pero fueron recuperados en los últimos siglos, transformándose en la primera exhibe de poemas cantados y evolucionando en estilos como la ópera.

Santa Cecilia, ¿patrona de la música?

Todo el planeta sabe que Santa Cecilia es la patrona de los músicos, en su honor se organizan una cantidad enorme de recitales por todo el planeta, se han escrito cientos y cientos de proyectos musicales, etcétera. Todos imaginamos a una santa que tocaba algún instrumento, cantaba o cuando menos le agradaba la música. Ya que no semeja. Si Santa Cecilia existió, que es bastante incierto, la verdad es que no tuvo nada que ver con la música.

Todo cuanto entendemos sobre Santa Cecilia hay que a un solo archivo, la Passio Sanctae Caeciliae (o Actos de Santa Cecilia), un relato de su calvario escrito en latín cerca del año 450 y atribuido el día de hoy prácticamente con completa seguridad en Arnobius el joven, un monje de roma del monasterio San Sebastián.

Deja un comentario