es la industria musical la mayor industria

El apogeo de los sonidos latinos se remonta a la década de los 50, en el momento en que Ritchi Valens, estadounidense de nacimiento pero con ascendencia mexicana, popularizó “La Bamba” en todo el mundo. Pasaban las décadas, y otros artistas hispanos como Santana, Rubén Blades, Ricky Martin o Luis Miguel lograron dejar huella en un mercado en el que prevalecían las producciones cantadas en la lengua de Shakespeare. Este desarrollo mantuvo su estela merced a una exclusiva ola de proposiciones como las de Maluma, Daddy Yanqui o Luis Fonsi que llevaron los sonidos trap, reggaetón o electro cumbia a los primordiales tops de todo el mundo.

Pero no son solo los exponentes artísticos los que crecieron en América latina. Según el MIDia Research de 2017, los capital por uso contínuo a lo largo de ese año tenían una tasa de desarrollo entre un 39% a un 48% internacionalmente. Pese a las diferentes conmociones políticas, sociales y económicas, se sabe que los 60 millones de latinos que viven en USA (un 20% de la población total) al lado de los cerca de 640 millones que habitan América Latina, están oyendo poco a poco más música. Como apunte sociológico destacable, el 43,2% tiene un móvil inteligente y prácticamente 418 millones viven conectados a internet.

La Generación Z y los Millenniales están redefiniendo las industria musical mexicana

¡Los jóvenes mexicanos son adeptos a la música en uso contínuo!

Los mexicanos Millennial y de la Generación Z son genuinos originarios digitales y hoy en día andas convirtiendo la manera en que se consume música.

¿Se puede desde Guatemala?

El Lic.

guitarra

Alfredo Zayas, egresado de la Licenciatura en Composición y Producción Musical, de la Facultad del Valle de Guatemala (UVG), nos enseña que sí se puede. Es viable tener clientes del servicio, dentro o fuera del país, al usar el idioma inglés y comprender usar el internet. “Todo el networking en todo el mundo incentiva mucho más trabajo. Es pasmante el número de ocasiones que hay”, enseña Zayas.

Para el licenciado, siempre y en todo momento hay alguien intentando encontrar jingles, alguien quiere musicalizar su película o busca el sonido. Este desarrollo permitió la diversificación de servicios y artículos de la industria. Además de esto, en la industria musical, un artista necesita un aparato de trabajo. Siendo sin dependencia puede tener un aparato de 25 usados. Con procesos mejorados y la profesionalización se abren mayores ocasiones.

Deja un comentario