es mejor correr con musica o sin

En el momento en que comencé a correr, hace cierto tiempo, salía siempre y en todo momento acompañada de algún dispositivo para oír música. De entrada corría distancias cortas, pero aún de este modo me agradaba la sensación de estar acompañada y mucho más concentrada en las canciones que iban pasando, que en los km que iba recorriendo, quizás como una manera de llevarlo a cabo menos pesado o monótono.

Después, en el momento en que comencé a entrenar de manera periódica y en un aparato, me percaté de que la enorme mayoría, por no decir todos, corrían sin música. Por mí era impensado, conque proseguí con mi práctica frecuente. Tengo una lista en Spotify que me chifla, a la que voy agregando siempre y en todo momento novedosa música, primordialmente reggaetón. Esto, hasta el momento en que corrí mis primeros 21K.

Provecho de correr con música

El primordial fundamento de los trail runners que escogen entrenar con música es el ingrediente motivacional. Una canción correcta en el instante conveniente nos puede contribuir a sobrepasar una subida infernal o ese instante de bajada que la mayoria de las veces nos avizora en una competición. Es un empujón en el instante que mucho más nos puede realizar falta.

Asimismo como asistencia mental, la música nos puede contribuir a abstraernos a lo largo de varios instantes de un entrenamiento largo, realizando que este sea considerablemente más entretenido. Aun oír una canción que entendemos que nos incentiva inmediatamente antes de salir a entrenarnos puede asistirnos a desvanecer ciertas inquietudes sobre si debemos salir y vencer la pereza o quedarnos en el hogar.

trompeta

La música nos asiste a cansarnos menos

Tiempo atrás, los psicólogos apostaban por un solo efecto: la música contribuye a distraernos. En el momento en que nuestro cuerpo llega a sus límites físicos y la fatiga muscular, el sistema inquieto “informa” con una sensación molesta en forma de señal. El mecanismo no es nada simple y también intervienen múltiples componentes, substancias y señales inquietas. Por lo difícil de su manifestación, es bien difícil comprender el mecanismo que hay tras la fatiga y, por consiguiente, los medios de mitigarla. No obstante, sí entendemos que la música asiste para los atletas. Existen varios estudios que detallan un mayor desempeño en ellos. Esto no es moco de pavo medirlo puesto que si un individuo no rinde siempre y en todo momento de esta manera, imaginamos llevar a cabo el estudio con muchas. Afortunadamente, hay múltiples atrayentes estudios que dan contestación a muchas de las inquietudes. Uno enseña que la música, ciertamente, asiste para distraer nuestra atención de la sensación de fatiga. Pero, además de esto, nos asistencia de otra forma.

Deja un comentario