me puedo quedar sordo por escuchar musica fuerte

CONSECUENCIAS DE ESCUCHAR RUIDOS FUERTOS O LA MÚSICA MUY ALTA:

  • Daños en la oreja: Si nos habituamos a oír la música con un volumen prominente tenemos la posibilidad de perder audición transcurrido un tiempo llegando a sordera persistente pues nos encontramos dañando el nervio auditivo en el oído. El inconveniente primordial es por el hecho de que la pérdida auditiva es indolora y se marcha juntando transcurrido el tiempo con lo que quizás no nos demos cuenta hasta el momento en que sea bastante tarde. A veces este daño puede ser reversible, con periodos de reposo mínimo de tres meses.
  • Inconvenientes en la memoria y estudio en los pequeños. Novedosas indagaciones demostraron que los ruidos o música alta a lo largo del desarrollo de los pequeños tienen la posibilidad de dañar la memoria y complicar la educación, más que nada por el hecho de que influyen en la aptitud de concentración.
  • Hipoacusia o sordera: si los daños al nervio auditivo prosiguen acumulándose tenemos la posibilidad de aun llegar a este radical. Esto va a depender más que nada de la continuidad y a lo largo de cuánto tiempo estemos expuestos al sonido.

Conclusiones

En el final, un concierto u otra situación donde el estruendos sea superior al umbral de 85 dB, el peligro de que se suscite el tinnitus o la pérdida temporal del la audición siempre y en todo momento va a estar latente. No obstante, el más destacable antídoto para eludir las secuelas de exponerse a sonidos realmente fuertes es la prevención. Así, va a poder sostener su calidad de vida en todas y cada una de las etapas del período escencial.

Las novedosas tecnologías todavía semejan no prestar la atención que merece este aspecto, todavía observamos como gadgets que tienen la posibilidad de usarse en decibles dañinos para la salud auditiva a lo largo de periodos extendidos, son comercializados de forma masiva.

¿A qué volumen puede dañar la música mis orejas?

Oír música alta o con auriculares es frecuente que prácticamente todas la gente hagamos. Mientras que se hace deporte o se pasea, en el transporte público, en una disco o un concierto, mientras que se estudia… Pero el oído humano, como cualquier otra sección del cuerpo, se puede deteriorar si la exposición al estruendos es repetitiva y la intensidad elevada.

El nivel de estruendos sugerido para asegurar la salud es de 65 decibelios. Con una exposición mayor a 85 decibelios ahora existe peligro de pérdida auditiva si la exposición se reitera en el tiempo, y sobre cien decibelios ahora existe peligro de pérdida instantánea. Sobre 115 siempre y en todo momento hay daño. Una exposición a 85 decibelios mucho más de ocho horas cada día necesita protección auditiva por no ser lesiva. Por consiguiente, esta cantidad es el límite que marca la OMS.

Volúmenes y exposiciones que tienen la posibilidad de ocasionar pérdida de audición

La pérdida de audición por polución sonora es dependiente tanto del volumen (medido en dB) como de la duración a la que nos encontramos expuestos al sonido. Un volumen igual o menor a 85 dB es seguro, pero cualquier volumen mayor puede provocarnos una pérdida auditiva persistente según la duración de la exposición al sonido:

  • En 95 dB tenemos la posibilidad de padecer pérdida tras 4 horas de exposición cada día.
  • A cien dB, el daño sucede tras 2 horas de exposición cada día.
  • A 105 dB tras una hora de exposición día tras día.
  • En 110 dB tenemos la posibilidad de padecer pérdida con 30 minutos de exposición día tras día.
  • A 115 dB el daño puede suceder tras 15 minutos de exposición.
  • A 120 dB el daño puede suceder instantáneamente.

Deja un comentario