para mi tiene sentido mi musica pero para los demas

La música piensa un ejercicio de poder, uno sutil, inverosímil e inclusive mágico. Existe quien afirma que es con la capacidad de despertar conmuevas e inclusive de cambiar de repente nuestro estado anímico y la manera en que aceptamos distintas ocasiones y nos expresamos frente el resto. De ahí que se afirme: “Si escucho este género de música, me coloco feliz y enérgico, pero esta otra me apena”.

Los ritmos veloces, las líneas melódicas ascendientes y los timbres refulgentes y fuertes tienden a ser socios a la alegría, a las sociedades occidentales, de ahí que se utilizan para ambientar fiestas, acontecimientos de deportes y para conmemorar datas esenciales. La música lenta, en menor tonalidad, con varios cromatismos, por contra, transportaría a la amargura, la melancolía, el desasosiego y la soledad. Las marchas militares que suenan en los entierros, por poner un ejemplo, llevan de manera directa a la tristeza y probablemente al llanto nostálgico. Pero, alén de despertar conmuevas, ¿la música puede asesorar o influir en las acciones del humano?

La música como terapia

¿Por qué razón nos atrae la música triste? Fuente: Unsplash

Inspirada en estas teorías que averiguan sobre los poderosos efectos sicológicos y bioquímicos de la música, nace la musicoterapia que radica, así como la define la Federación Mundial de Musicoterapia , en la utilización de la música y los elementos musicales (sonido, ritmo, armonía, armonía) para hacer más simple y fomentar la comunicación, la interrelación, la educación, con el propósito de atender pretensiones físicas, sentimentales, mentales, sociales y cognitivas.

¿De qué manera influye la música en la educación?

Hace solamente unos meses murió Franco Battiato, cantautor italiano. Los informativos recogían la novedad y sonaba «Yo deseo verte bailar» de fondo mientras que hacía la comida. De súbito, recuerdos de hace mucho más de 30 años comenzaron a agolparse en la cabeza.

orquesta

Recordé mi casa de La capital española, el fragancia de la comida de mi madre, mi padre pintando…

Y hace solamente unos días adquirí un disco (sí, todavía compro disco compacto ). Toda vez que compro uno, disfruto del ritual de desprecintarlo, de conocer cada canción y hallar a personas particulares entre las líneas de las letras, entre las notas de cada armonía. Cada entrada para un concierto es una ocasión de festejar su historia con la multitud que deseo.

Algún ejemplo de género musical: el estilo RAC

El estilo RAC (Rock Against Communism) aparece cerca de los años 80 como una variación de género de la música rock, socia al movimiento skinheads . Entonces se organizaron recitales contra el racismo, para lidiar contra el apogeo de los movimientos separatistas. Por contra, distintas partidos de ideología nacionalista y ultraderechista amoldó el estilo de música punk para sus objetivos políticos.

El RAC tiene un contenido fundamentado en el racismo y la hostilidad a los extranjeros, eminentemente. La problemática aparece, como ahora dejamos atisbar, en el instante en que nosotros como espectadores tenemos la posibilidad de llegar a llevar a cabo nuestro mensaje. La idealización del conjunto o del artista, puede llevarnos a justificar ahora materializar lo que canta.

Deja un comentario