para que sirve la música no cine

En este asunto observaremos toda la música que está relacionada con el cine, esta música que está compuesta de forma exclusiva por estar al servicio de la imagen, un género de música que no existió hasta principios del siglo XX, en tanto que fue en esa temporada en el momento en que comenzó a ponerse de tendencia este nuevo fenómeno que revolucionaría la industria del ocio: el cine. Para iniciar, vamos a llamar banda sonora a todo el sonido que oímos en el momento en que observamos una película, y estos sonidos tienen la posibilidad de ser de tres formas: – Los diálogos de los individuos en el momento en que charlan. – Los FXs de la película (estas detonaciones, el tráfico que suena etcétera.). – La música.

Ya que bien, esta música que oímos en las películas es lo que llamamos música de ambientación. Esta música de ambientación se nos puede enseñar de 2 formas distintas en la pantalla: a) Se va a llamar música diegética en el momento en que esta música está ilustrando una imagen donde hace aparición una fuente de sonido (por poner un ejemplo, un tocadiscos, una orquesta de baile …) y de este modo, tanto los individuos de la película como nosotros como espectadores vemos de dónde procede el sonido o la música. b) Música no diegética o incidental va a ser aquella donde no hace aparición en pantalla ninguna fuente de sonido y por consiguiente el compositor tiene independencia para seleccionar la música y los instrumentos que desee. Somos solo nosotros en un caso así, los únicos que oímos la música como espectadores, los individuos, no. Esta música no forma parte ya que al guion, sino más bien a la ficción del cine.

instrumento de música

Aquí es donde está el mérito del compositor para hallar con esta música “externa” a eso que pasa en la historia identificarnos y “meternos” de lleno en la película.

Entonces, ¿de qué manera consigo los derechos para la música habitual que deseo usar?

Esta es el interrogante del millón.

Elementos que pertenecen a una banda sonora cinematográfica.

El tema de comienzo se se ajusta a la música que acompaña a los títulos de créditos iniciales, con lo que, si estos títulos vienen anticipados de imágenes y música, esta música no sería, de entrada, un tema inicial a menos que empezara antes de los créditos y se desarrollase en estos.

La música de fondo o indicental es aquella que, por definición, no es diegética. No procede de fuentes naturales, sino más bien abstractas. El espectador no puede admitir su rincón de procedencia y los individuos no lo escuchan. Carece de sentido verdadera y se posiciona en sitios tan inconcretos como el ámbito, la psicología o las conmuevas de los individuos. Su duración no responde a criterios de precisión, sino se alarga en función de las pretensiones de cada escena y se puede interrumpir y reanudar un buen tiempo después.

Deja un comentario