por que la musica es arte

La música fue considerada una ciencia desde Pitágoras (siglo VI a.C.), que comienza la investigación del fundamento matemático de las relaciones entre los sonidos.

Siendo el número el fundamento de la música tal como de todos y cada uno de los fenómenos físicos, esto daba a la música categoría al unísono científica y metafísica.

Especificaciones de la música

La música se puede determinar a muy enormes aspectos como una sonoridad estructurada, congruente, importante. Se identifica por la utilización de los sonidos (y de los instrumentos para generarlos) con la meta de generar una secuencia estéticamente apreciable y importante.

Como todo sonido, se extiende por el aire (o el medio en el que se introduce) y por consiguiente sus características van a depender de las condiciones en que se ejecute un instrumento.

Música como base de la educación

La música tuvo un papel esencial en el avance histórico. Muchas civilizaciones han encontrado identidad a través de una danza ritual o un ritmo que invita al ceremonial o la celebración conjunta. El hombre de hoy está distraído con tanta información que ha olvidado devolver esos rituales sencillos que tienen la capacidad de remarcar el sentido de pertenencia en la sociedad.

La música naturalmente nos sugiere ir a unirnos mediante un lenguaje invisible que yace en todos nosotros y si bien no haya un entrenamiento formal en música, todo humano puede admitir los latidos de su corazón que por naturaleza es rítmico. Cualquier explicación que brote para realizar o percibir música puede producir cambios particulares y, por consiguiente, colectivos.

La creación de una identidad

Había quedado de chocarme con Jennifer Karczynski en el Café Roig. Me fui andando desde mi casa y llegué en cuestión de unos cinco o diez minutos. Aquí nos sentamos a charlar un rato.

Un enfrentamiento con paseo

«Arte es todo cuanto el hombre llama arte», con estas expresiones trataba a Dino Formaggio de terminar al eterno enfrentamiento sobre qué es y no es arte. No obstante, la sentencia del pensador italiano puede parecer deficiente para la música. La naturaleza de esta especialidad deja que sea encasillada como ciencia o arte según la ocasión, destacando su ingrediente técnico en el primer caso y la hermosura y conmuevas que transmite al segundo.

Los defensores de estimar la música como una ciencia, tal y como si fuera la física o la filología, comprenden que el cosmos musical está conformado por varias fórmulas (los pactos serían el ejemplo mucho más visible) y que nada pasa a la suerte. En este sentido, aun los estilos musicales mucho más anárquicos tendrían unas construcciones básicas y identificables. Los músicos se llenan, ya que, de hallar la manera más óptima de conjuntar fórmulas prácticamente matemáticas.

Deja un comentario